Posts Tagged ‘campaña Humalista’
PAGANDO LAS CUENTAS DE LA OFERTA ELECTORAL

Escrito por:  César Gutiérrez.

La oferta electoral más sonora de la campaña Humalista fue vender el balón de gas licuado de petróleo de 10 Kg, a la irrisoria suma de 12 soles.
Más de uno alzó la voz, me cuento entre los críticos, por la inconsistencia de lo prometido, a eso se sumaba que los voceros de campaña nunca dieron una respuesta que guardase coherencia técnica.

Por supuesto que una vez que el comandante en retiro fue ungido con la banda presidencial, no pudo honrar su compromiso y se convirtió en el reclamo más recurrente de los opositores. Para paliar la situación, desde Petroperú con una escasa visión de manejo público, se puso en marcha un programa para vender los balones en las estaciones de servicio a 29.50 soles la unidad, lo cual no tenía ningún sentido y decía muy mal de la imaginación creadora de los gestores de la petrolera estatal.

Salvando el honor, acaba de ingresar al Congreso de la República una iniciativa legislativa, que se acerca mucho a la solución que se vino buscando cuál Diógenes con su linterna. Aparece llevándose el crédito el Ministerio de Energía y Minas, aunque por lo propuesto hay una innegable autoría de la gente de Osinergmin, duchos en sacar conejos reales de la galera en el momento más propicio de la función, cuando el público empieza a impacientarse con toda razón.

El proyecto de ley tiene la filosofía del Fondo de Compensación Social Eléctrico (FOSE), prometido por Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en el año 2001, en un debate en el local del Colegio de Abogados de Lima, con el jefe del plan de gobierno aprista, en la contienda entre Alan García y Alejandro Toledo, el economista Enrique Cornejo.

Posteriormente en la presentación de investidura del primer gabinete del toledismo, presidido por Roberto Dañino, PPK lo sustentó y se convirtió en ley, la colaboración en la formulación por parte de los funcionarios de lo que en esa época se llamaba Osinerg, fue vital, puedo dar fe de ello. Los liberales se horrorizaron pues un hombre afín a sus canteras, introducía un subsidio cruzado por primera vez en los últimos diez años, pero como en esa coyuntura el personaje estaba arriba del bien y el mal, no hubo mayor grita y prosperó, convirtiéndose en una herramienta muy útil que ha llevado a atenuar significativamente el impacto de las tarifas eléctricas de las clases más necesitadas, sin que le cueste un céntimo al fisco ni operadores y lo financien los consumidores de mayores ingresos, con un recargo del orden del 2.5% en su factura de consumo eléctrico mensual. Solo fueron excluidos de la contribución los 250 más grandes consumidores del país, principalmente mineros. Hoy se les toca la puerta para que hagan su aporte por un principio de equidad.

Los consumidores en general, con la excepción mencionada, contribuyen con cerca de 6% de sobrecargo en la factura de electricidad: 2.5% por FOSE y 3.5% por Fondo de Electrificación Rural (FER). Los más grandes consumidores, son menos de 240 actualmente, que hacen cerca del 40% de los ingresos del sector eléctrico, solo participan con el 3.5% aproximadamente por concepto de FER. Ahora se les exige vía ley que se nivelen aportando el 2.5% faltante. Pataleos no deberían ser aceptados, espero que esta vez el gobierno, se amarre bien los cintos, cosa que hasta el momento no ha hecho, mostrándose como de bombachas flojas.

Sin embargo tengo críticas que hacer, pues la aspiración de la ley de marras, es amplia. No solo se pretende un descuento de 16 soles en el balón del GLP, sino renovar el parque de envases del mismo, cosa que se viene discutiendo hace 10 años por lo menos, sin que el principio de autoridad aflore y los actores del mercado lo hagan con sus recursos. Asimismo de la recaudación se piensa fondear la construcción del ducto de GLP de Pisco a Lurín con sus respectivas esferas de almacenamiento, que en el 2008, lo tuvo como iniciativa privada la empresa Graña y Montero y en una ineptitud de manejar la situación lo desechó. Hay otras aplicaciones adicionales, pero menciono solo algunas.

Concluyo fustigando un tema principista: cada vez que un político ofrece algo o una autoridad no tiene la entereza de imponerse ante los actores del mercado, no se puede estar creando un fondo para pagar la cuenta. Y no los acostumbremos por las que dos próximas cuentas que tendremos que pagar serán: la construcción a cargo de Odebretch del gasoducto del sur y la línea de interconexión eléctrica entre Moyobamba e Iquitos, que solo el Cristo del Pacífico sabrá quien la construirá.