AGUDIZACIÓN DE ENFRENTAMIENTO POLÍTICO EN ECUADOR Y POTENCIAL IMPLICANCIA EN PERÚ
AGUDIZACIÓN DE ENFRENTAMIENTO POLÍTICO EN ECUADOR Y POTENCIAL IMPLICANCIA EN PERÚ

Escrito por: César Gutiérrez

Estemos atentos ante intensificación de denuncias por compras peruanas de crudo ecuatoriano.

Hemos ingresado a una etapa que podríamos llamarla del “Perú suspicaz”, el origen: las denuncias, solicitudes de extradición y detenciones que se han dado a personajes del más alto nivel del ámbito político y empresarial nacional. Por el momento la mirada ha estado puesta en las concesiones de las carreteras interoceánicas Perú-Brasil, en las zonas sur y norte; así como en la Línea 1 del Metro de Lima; conducidas por la brasileña Odebrecht.

En este contexto, cualquier denuncia que involucre a las actividades empresariales del estado, será motivo de indignación ciudadana y el ajusticiamiento mediático será inexorable. Cuanta mayor complejidad técnica tengan las operaciones, más difícil será poder explicarlas ante un señalamiento periodístico. Estas características las tiene la gestión de importación de petróleo crudo ecuatoriano, que representan el 61% de las compras internacionales de la estatal Petroperú (PP) y 48% de las de Refinería La Pampilla SA (Relapasa), propiedad de la española Repsol; según las estadísticas al cierre del año 2016.

Es evidente que de generarse acusaciones, las miradas se centrarán en PP, dado que su propiedad es 100% estatal. La gran dificultad es la inexistencia de información pública sobre los procesos de adquisición de crudo de aquella, tanto a nivel local como internacional. En PP creen que los tiempos siguen siendo los mismos y que el “Perú suspicaz” no existe; menos aún parecen interesarse de lo que viene ocurriendo en el ambiente político de Ecuador sobre los cuestionamientos a las ventas de crudo y que van a seguir llegando a nuestro país, dada la agudización del conflicto político.

Es pertinente que los miembros de la Junta General de Accionistas de PP, constituido por tres miembros del Ministerio de Energía y Minas (MEM) y dos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), incluidas las titulares de las carteras mencionadas; tengan conocimiento del peligro que se cierne sobre la empresa y vayan exigiendo a los directivos que les proporcionen la información para que intenten una explicación ante las denuncias que inevitablemente seguirán llegando.

EL RECIENTE VIAJE A ECUADOR DE RAFAEL CORREA AGUDIZÓ EL CONFLICTO POLÍTICO.
Entre el 25 de noviembre y el 04 de diciembre, pasados, Rafael Correa (RC), ha hecho un despliegue político en Ecuador, donde arribó proveniente de Bruselas, Bélgica, lugar de su residencia con su familia desde Julio de este año. Tenía dos objetivos en su visita: expulsar del partido político Alianza País (AP), a su correligionario y ex aliado, Lenín Moreno, hoy presidente desde mayo pasado e impedir que se realice la Consulta Ciudadana convocada por el gobierno para el 04 de febrero del año próximo.

Para el objetivo de recuperar el manejo de AP, convocó a una Asamblea el 03 de diciembre, en Esmeraldas, capital de la provincia del mismo nombre; pero un gambito político gubernamental consistente en la recusación del titular del Tribunal Contencioso Electoral, Patricio Baca; le quitó legalidad y legitimidad a la convocatoria “correista”, donde se esperaba iniciar un proceso de expulsión de Lenín Moreno.

El segundo objetivo de iniciar una campaña para frustrar la Consulta Ciudadana (CC), también quedó en el limbo. Este tema es vital para el futuro político del ex Presidente. La CC ha planteado siete preguntas, donde hay dos muy trascendentes: la segunda, que impediría una nueva postulación a la presidencia a quien ya la ha ejercido y la tercera, que permitiría la reestructuración del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, que designa a las autoridades de control, electorales y de regulación. Con esto la posibilidad de plantear acusaciones a Rafael Correa, quedarían expeditas.

El estilo de activismo intenso y confrontacional del exmandatario, ha hecho que salten a la palestra antiguos enemigos, como el periodista Fernando Villavicencio, el crítico de la gestión comercial del crudo ecuatoriano y el exasambleísta por Pichincha, César Montúfar, cuyas acusaciones han llevado a prisión desde el pasado mes de octubre, al Vicepresidente de la República, Jorge Glas, militante a ultranza de la causa “correista”.

LOS SEÑALAMIENTOS MEDIÁTICOS INTERNACIONALES A RAFAEL CORREA
El periplo de RC por Ecuador no pasó desapercibido para la prensa internacional y el 28 de noviembre, CNN en español, le realizó una larga entrevista, muy aguda e incisiva por parte del periodista mexicano Fernando del Rincón.

Entre las puyas de ida y vuelta, el entrevistador le refirió al entrevistado sobre las acusaciones de César Montúfar a la política de endeudamiento con la República Popular China y su pago mediante venta de crudo a Petrochina, la que ha vendido a “traders”, que fijaron otros destinos como los Estados Unidos y Perú. La tesis es que se ha vendido a Petroperu ocasionando perjuicio a Petroecuador, siendo el vehículo el precio del flete, que es una variable utilizada en la fórmula de fijación de cotización del crudo de Ecuador en sus ventas a Petrochina. RC minimizó el tema y pasó rápidamente, pero para los zahoríes vuelve a emerger una antigua denuncia.

ANÁLISIS DE LAS TRANSACCIONES CON PETROPERU NO MUESTRAN PRÁCTICAS LESIVAS AL ESTADO PERUANO.
Como ya he mostrado en otros artículos, donde he usado información oficial de las Declaraciones Únicas de Aduana (DUA) de Perú, correspondientes a los años 2015 y 2016, previa verificación de consistencia; muestra que no es posible establecer que PP haya adquirido el Crudo Oriente ecuatoriano, en condiciones desventajosas respecto a las que hacía Relapasa; no hay coincidencia en fechas por lo que no se puede hacer una comparación directa, sin embargo si se ha podido determinar que el comportamiento de las adquisiciones ha seguido la tendencia del diferencial de mercado entre el Crudo Oriente y el West Texas Intermediate (WTI), que es el referente para el continente americano.

De otro lado en relación al flete pagado por PP, tampoco es posible una comparación con el de Relapasa, pues éste tiene un solo destino, Callao y el de PP, dos destinos aduaneros Callao y Talara. En ambos casos el puerto de embarque es Balao en la provincia ecuatoriana de Esmeralda.

Finalmente, sobre un posible acuerdo de gobierno a gobierno, Perú-Ecuador, se ha demostrado que en primer lugar no era posible, dado los compromisos de Ecuador con la República Popular China, que le dejaba a Petroecuador una liberalidad tan solo el 10% de las exportaciones. Asimismo en Perú, los acuerdos intergubernamentales no son bien vistos, habiéndose generado cuestionamientos en el gobierno de Ollanta Humala, por transacciones con las repúblicas de Corea del Sur y Francia.

Lo lamentable en toda esta historia, es que se tenga que hacer un análisis independiente, cuando PP debería hacer público la información correspondiente.

Mi pronóstico es que la dupla Montúfar-Villavicencio seguirá en su labor de cuestionamiento a Correa y el caso PP estará en la agenda mediática de nuestro vecino del norte, con réplicas a nuestro país.