LA ENERGÍA NUCLEAR EN EL PERÚ AL 2010
LA ENERGÍA NUCLEAR EN EL PERÚ AL 2010

Escrito por: Rolando Paucar Jauregui

Siempre he estado convencido que la mirada científica no es sólo mirar las cosas como son, es atreverse a pensar que son lo contrario de lo que parecen; de lo que parecen decirnos nuestra razón y nuestros sentidos.

Por eso en los artículos que he tenido la oportunidad de escribir a lo largo de estos años me he permitido lanzar algunas ideas que muchas veces han sido tildadas de descabelladas e ilusorias pero que para quienes creemos en la capacidad de la energía nuclear no son así.

Por ello, la necesidad de darle un valor real a la Energía Nuclear ya sea mediante la firma de convenios con países como Brasil y Argentina o a través del impulso de proyectos enmarcados dentro de los planes de desarrollo del gobierno, es un tema prioritario. Es preciso que las autoridades y el organismo regulador del IPEN pasen la gran prueba de la credibilidad que aún tienen pendiente y que ha sido siempre la tarea pendiente de la mayoría de gestiones del IPEN, pues mientras el IPEN se maneje como juez y parte de las actividades nucleares poco de credibilidad ganará esta institución.

Sólo un IPEN proactivo, moderno, dinámico y ambicioso que crezca en presencia y protagonismo dentro del aparato estatal conseguirá salir del letargo al cual ha sido sumergido por la desidia de sus funcionarios para quienes el potencial del IPEN, incluido sus recursos humanos están circunscritos sólo al tema de investigación y no productivo.

Por eso el compromiso que hiciera el actual Presidente, ING. Carlos Barreda al iniciar su gestión de promulgar normas de seguridad radiológica tan necesario para hacer las prácticas y las inversiones nacionales y extranjeras fue un buen indicio de cambio pero aún estamos a la espera. Por ahora el IPEN se ha enfocado en el negocio de la compra de elementos combustibles, pero ojo mucho cuidado con ese asunto. Si bien para el funcionamiento del reactor nuclear son necesarios estos combustibles poco o nada se podrá hacer con él, sin un plan estratégico que defina cuales serán las próximas actividades y proyectos que sustente la compra de estos combustibles y marque el inicio de una reingeniería que tanto hace falta en el IPEN.

No hay que olvidar que en el IPEN se han hecho grandes negociados en donde han estado involucrados sus funcionarios, espero que en esta oportunidad no sea así. Algunos ejemplos, los tenemos en la dosimetría personal, la planta de irradiación multiuso, el control de soldaduras de Camisea, la venta de radioisótopos a una sola empresa, la desviación de fondos a una ONG, todos estos negociados perjudicaron la imagen del IPEN y la credibilidad de la energía nuclear en el Perú y a estos funcionarios no les pasó nada. En cambio en china al director general de su mayor empresa estatal de energía Nuclear, se le destituyó y encarceló por estar implicado en un caso de corrupción y abuso de poder por beneficiar a terceros y aceptar sobornos.

Y así llegamos a la serpiente que se muerde la cola. El país necesita de insumos que el IPEN puede darle pero sin embargo no lo hace por falta de capacidad de gestión y como ya lo dije antes desidia. Quizás el desconocimiento del tema nuclear de sus funcionarios está pesando más que la ganas de hacer las cosas. Necesitamos que el IPEN crezca y espero que sus funcionarios sean lo suficientemente capaces para hacerlo, no hay tiempo que perder.