Archive for March, 2014
¿METRO DE LIMA O TREN AL ABISMO PARA EL GOBIERNO?

Escrito por:  Cesar Gutierrez

Anuncio de ganador con postor único sería audacia suprema.

Ollanta Nadine 15Anuncios inversores billonarios con la participación de numerosos interesados se ha convertido en sinónimo de promesa incumplida para el gobierno de la pareja Heredia-Humala. El origen está en el desconocimiento de los gestores de este tipo de procesos que creen que conseguir esas cifras y que arriben al Perú las megaempresas de construcción, es un asunto fácil. El pecado original, sin bautizo que le otorgue perdón, tiene su génesis en esa rémora que es hoy la agencia Proinversión. Luego se convierte en pecado venial cuando se anuncia con circunspección por los jerarcas del régimen, no hay malicias solo ignorancia, y termina en pecado mortal cuando se trata de forzar para que se cumpla el deseo en realidad.
Lo reseñado ha sido el derrotero en la licitación de lotes petroleros, donde se vociferó que vendrían los gigantes mundiales de la industria de Oil & Gas, y no han llegado ni las mypes del sector. En la misma línea los capitostes de la agencia promotora de inversiones salieron hace un año a pregonar en la prensa de papel color salmón, que habían 38 empresas interesadas en el Metro de Lima, para que al final la semana pasada se estrellaron contra la verdad monda y lironda, cuando se presentó un solo consorcio. Lo más grave es que se observa que existe mucha predisposición para darle la buena pro el próximo viernes a este solitario participante, conformado por las españolas: Iridium y FCC, las italianas Impregillo y Ansaldo y la peruana Cosapi.

Hay dos interrogantes de fondo: ¿está Proinversión en la facultad de designar al ganador del concurso con un solo postor? La respuesta es un sonoro sí, la segunda es: ¿deben tomar esa decisión de dar por ganador al postor único? Un enfático y sonoro no, es un deber decírselos.

Argumentos al canto se ha dicho. Para empezar estamos refiriéndonos a una decisión que implica inversiones del orden de los seis billones de dólares, donde habrá un cofinanciamiento con recursos de la caja fiscal, que tranquilamente pueden ascender a los cuatro billones de dólares. La gigacomisión investigadora que se conformará cuando el “humalismo” tenga que liar bártulos, será más grande que la locomotora y todos sus vagones, se los aseguro: ¿díganme donde firmo? Ha quedado flotando en el ambiente la duda por la cifra de inversión y la cuantía del cofinanciamiento. Los entusiastas dirán: ¡el consorcio se compromete y la suma está cerrada! Les respondo con la sapiencia de un pesimista, es decir un optimista con experiencia: una vez empezada la obra se convierte en tierra de nadie cuando el consorcio no tiene la espalda financiara suficiente, los adicionales estarán a la orden del día y a esas alturas el gobierno se convierte en rehén, pues ha cacaraeado demasiado la construcción y no puede permitirse que se detenga.

No hay nada más vigente que mi aserto, basta leer lo que ha ocurrido con la ampliación del Canal de Panamá, ganado en la ejecución del tercer juego de exclusas por el grupo constituido al alimón por Impregillo de Italia y la española Sacyr de Vallehermoso y en lo que corresponde en el cauce de acceso al Pacífico, a nada menos que a la española FCC, consorciada con la mexicana ICA y la costarricense Meco. Pues el primer consorcio ha intentado conminar al gobierno de Ricardo Martinelli para que les conceda adicionales de obra por 1.5 millones de dólares. Mientras que el segundo grupo registra severos retrasos constructivos. Como era de esperarse el elemento de presión ha sido la dilación en la ejecución que ya contabiliza 18 meses de plazo extemporáneo. Ojo señores: Impregillo y FCC forman parte del consorcio del Metro de Lima.

Lo vital que significa el cumplimiento de plazos para que no aparezcan los adicionales, es un tema central en el Metro de Lima, aquí se ha planteado desde el gobierno que se debe hacer entrega de la obra en cinco años dos meses. Hay discrepancias sobre el tiempo y no encontramos a la autoridad técnica indiscutible que nos diga que se puede cumplir en el tiempo indicado. Las versiones señalan que el plazo real será mayor.
Un punto adicional, que lo pondré como final por el momento, es la capacidad financiera del postor único: ¿ha hecho Proinversión un análisis de su capacidad de obtener recursos del sistema financiero, cuando están en diversos emprendimientos mundiales? Por ejemplo FCC participa en la construcción en Arabia Saudita del tren rápido entre La Meca y Medina. Sería indispensable que los ejecutivos que tienen a su cargo el proceso, con sus asesores y consultores nos muestren el análisis de posibilidades de endeudamiento. De no ser así no tendrían autoridad alguna para lanzarnos a la aventura de una construcción que la tendría que culminar el próximo gobierno.

Por lo dicho, que es parte de lo que se puede decir, mi apreciación es que se afine las múltiples aristas que se tienen y luego se haga una segunda convocatoria. Para este gobierno le dará lo mismo políticamente anunciar un ganador ahora o dentro de seis meses, pues la inauguración corresponderá a quien gobierne entre el 2016 y el 2021. Si hay precipitación para hacer un anuncio triunfalista el día viernes próximo, por todas los puntos que son materia de observación, la bulla mediática será intensa y se llevará por delante más puntos de la aprobación presidencial.

 
DESINTELIGENCIAS EN GASODUCTO SUR NOS COSTARÁ 336 MILLONES DE DÓLARES.

Escrito por:  Cesar Gutierrez

Una vez más los consumidores pagaremos la cuenta de decisiones tardías
Trajinado hasta el hartazgo, el gasoducto de la región sur es una historia de nunca acabar, ya han pasado más de cinco años y medio desde que se anunció por el entonces presidente Alan García, con firma de contrato incluido a la empresa Kuntur. Su sucesor, Ollanta Humala, volvió a redituar la faena del líder aprista y desde Quillabamba, hace dos años, con monumento al tubo incluido, lo volvió a anunciar como un hecho. Ocho meses después desandando lo pregonado, presentó un nuevo modelo de negocio, hoy denominado gasoducto sur peruano. A mí en lo particular este esquema me gusta más que el anterior pues no deberá costarle al fisco, lo cual es un avance pues estamos hablando de una inversión del orden de 3,000 millones de dólares, que deberá ser pagado por los demandantes del gas y los consumidores eléctricos.

049 PERU GASEODUCTOSURSin embargo el entusiasmo “humalista” y de su ex ministro de energía y minas, Jorge Merino, propio de ser legos en la materia, les llevó anunciar diferentes fechas de inicio de obras, que por supuesto nunca se cumplieron y hoy existe la enésima promesa de otorgar la buena pro, el próximo 30 de junio, estableciéndose el inicio de operación comercial para cuatro años después del cierre de contrato, que se estima que se podría dar dos meses posteriores de conocer al ganador, con lo cual la botella de champagne sería rota recién en setiembre del 2018, o sea cuando el Ollanta Humala sea historia, salvo que Nadine Heredia se elija y decida llevarlo en calidad de consorte de gobernante a la inauguración.
La lógica del negocio se ha ido perfeccionando en el tiempo y hoy se ha creado una demanda potencial de gas natural con las dos termoeléctricas de ciclo simple de 500 MW cada una, que estarán listas para operar en mayo del 2016 por la empresa Kallpa, en la ciudad de Mollendo y una similar un año después en la ciudad de Ilo, a cargo de Enersur, propiedad de la francesa Suez Energy. Este par de centrales es lo que se ha llamado muy pretenciosamente Nodo Energético del Sur.

En estas condiciones hay un desfase entre la puesta en operación comercial del gasoducto-estoy suponiendo que contarán con el energético- de 29 meses en el caso de la planta de Kallpa y de 17 meses la de Enersur. Mientras tanto ambas termoeléctricas deberán operar cuando sean requeridas con combustible Diesel 2 (D2), para lo que se ha exigido que las unidades de generación puedan usar diesel o gas natural, lo que en la jerga de los profesionales de electricidad les dicen plantas duales.

Lo importante es lo que significará al consumidor eléctrico este desfase de tiempo, pues seremos los que pagaremos la cuenta del precio del combustible. Obviamente será más costoso operar con D2 que con Gas Natural (GN). En esta línea de pensamiento vale la pena hacer cuentas, para ello partiré de una premisa que resulta razonablemente válida, que las plantas operarán solo en el horario punta y durante un máximo de tres horas diarias, durante 29 meses en el caso de Kallpa y 17 meses en el caso de Enersur.

Las cifras son más que impresionantes. Una planta de 500 MW a D2, trabajando durante 3 horas diarias al 80% de su capacidad máxima, que es el régimen de consumo típico, consumirá 91, 200 galones diarios, que al mes significarán 2.73 millones de galones mensuales. Para que tengan una idea del volumen, basta mencionar que representa el equivalente a 300 cisternas de 9,000 galones circulando, o sea un convoy que ocuparía 15 cuadras. El costo de este combustible hoy es de 3.25 US $/galón, y generaría una cuenta del orden de 8.9 millones de dólares/mes. Mientras que el mismo servicio en el mismo régimen de operación costaría tan solo 1.6 millones de dólares al mes con GN.

Si extrapolamos las cifras mensuales en 29 meses para el caso de Kallpa, en D2 se gastaría 258 millones de dólares y en GN tan solo 46 millones. Sobreprecio de 212 millones de millones de dólares. Si hacemos el mismo cálculo para Enersur, que tendrá 17 meses de operación en esas condiciones el egreso ascenderá a 151 millones en D2 y de 27 millones en GN, aquí el sobreprecio será de 124 millones. Y en total ambas centrales significarán al consumidor peruano, nada menos que 336 millones de dólares de sobrecosto.

En conclusión, el plazo de inicio de operaciones del gasoducto sí que es trascendente y en la licitación organizada por Proinversión deberá ser una variable de competencia, o de lo contrario dígannos señores del gobierno ¿quiénes pagarán la cuenta? Los usuarios eléctricos ya pagamos: fondo de compensación social eléctrico, electrificación rural, grupos de emergencia, reserva fría, energías renovables, ahora nos tocará el gasoducto y por añadidura el combustible, consecuencia de su improvisación. No señores: ¡ya basta!

 
PROYECCIONES BICENTENARIAS

Escrito por: Jose Salardi

En base a un modelo prospectivo de la Universidad de Denver, el Ceplan acaba de deslizar las que son sus proyecciones de cara al 2021, año en el cual se cumplirán 200 años de nuestra independencia.

Colourful 2014 in fiery sparklersSe destaca en primer lugar, que para ese entonces se habrán logrado tres décadas de crecimiento económico, que habrá permitido que nuestro PBI se haya multiplicado por más de 10 veces (a inicios de la última década del milenio no llegaba a los US$ 30 mil millones y en el 2021 superará largamente los US$ 300 mil millones). Un factor importante para lograr arribar a estas cifras, será que el crecimiento en los próximos años reporte una media del 6 % anual y ese será un reto importante para lo que resta del actual gobierno y el próximo, considerando las restricciones que marca el entorno internacional (los países europeos todavía ven lejana la salida de la crisis y cada vez crecen más los rumores sobre una posible desaceleración China, la cual nos golpearía de todas maneras, considerando el importante vínculo comercial que tiene con nuestro país) y la agenda pendiente que tenemos para destrabar los cuellos de botella que presentará nuestra economía (los campos del transporte, energía y logística internacional son los más evidentes).

De otro lado, el ente de planeamiento estratégico nacional espera que este ciclo virtuoso permita prácticamente desaparecer la pobreza extrema (se situaría en 3%) y bajar los niveles de pobreza convencional a tasas de un dígito (entre 9% y 10 %). Asimismo, los niveles de ingreso percápita se duplicarían y pasarían de los poco más de US$ 7 mil que calcula el FMI para este año a los US$ 14,700 que arroja el estudio del Ceplan, que incluso sostiene que estaríamos en niveles similares a los de México, aunque habría que revisar bien este cálculo porque para el Fondo Monetario, este indicador se aproximará a los US$ 12 mil dólares en el país azteca, y revertir la importante brecha, significa esperar que nuestro socio en el Acuerdo del Pacífico, crezca muy poco o nada en el periodo 2015-2021 y ello no está en línea con las reformas que viene emprendiendo.

Es importante que el Ceplan haya hecho un llamado de alerta a la importancia estratégica de la infraestructura (no olvidemos que nuestra brecha se aproxima a los 100 mil millones) y la necesidad de que ésta sea de alta calidad y que tenga estándares internacionales y sin duda, para ello se requieren denodados esfuerzos, porque de no ser así, parte importante del crecimiento esperado corre un alto riesgo de concretarse.

Finalmente, se ha destacado también la necesidad de fortalecer nuestra endeble institucionalidad y de contar con un mayor desarrollo de la eficiencia gubernamental, la cual está muy relegada en el ránking global. Para ello, la lista de reformas es bastante larga, pasando desde una tramitología excesiva (que tiene que desenmarañarse lo más pronto posible) y un respeto por el marco establecido, además de fomentar la formalidad en todos os sectores (lo que ocurre con la minería ilegal es un claro ejemplo de lo lejos que aún estamos).

La meta a alcanzar es bastante auspiciosa, al apuntar que tengamos le estándar de un país miembro de la OCDE. Ojalá que podamos alcanzarla o con hacer el máximo esfuerzo para acercarnos a ella, ya habremos avanzado bastante.