Archive for January, 2014
2014, LA OPORTUNIDAD ELECTORAL DEL OFICIALISMO

Escrito por: Cesar Gutierrez

Pronunciarse con cerca de dos años de anticipación sobre las elecciones presidenciales y legislativas parecería aventurado. Es demasiado tiempo en política para hacer pronósticos, que no pretendo hacerlos, pero sí creo pertinente opinar que en el 2014 hay una gran oportunidad para el “humalismo” para que se revitalice y pueda llegar al 2016 con mayor oportunidad que la actual, donde los niveles de aprobación están oscilando entre el 20% y el 30%, con una estabilidad precaria.

Nadine Ollanta 5No solo la sentencia del tribunal internacional de La Haya le sumará al oficialismo, cuyo mérito en este proceso solo fue mantener la continuidad; sino tiene varias oportunidades en el transcurso del año, que bien aprovechadas puedan dar sensación de buen manejo y de un bienestar, aunque sea efímero, pero que innegablemente podrá existir.

Los temas están estrictamente en el terreno de la economía: la ejecución de la obra de la modernización de la refinería Talara; la implementación del nodo energético del sur; la construcción del metro de Lima y el otorgamiento de la buena pro del gasoducto sur peruano. Más que suficiente, los montos contratados serán del orden de 14,000 millones de dólares y en lo que falta de la era del gobierno Heredia-Humala, se ejecutará no menos de la mitad de la cifra total.

Si el gobierno le imprime celeridad a las obras; es decir si se convierte en un facilitador en las gestiones administrativas de permisos necesarios, si se dan las autorizaciones en las valorizaciones de avance de obras en el momento oportuno, si consigue que no haya actos sobre estos temas que sean objeto de denuncia y tiene un buen mediático; innovador, no el recurrente de enumeración de trabajos realizados; los niveles de aprobación crecerán rápidamente.

La oposición tendrá un hueso duro que roer si desde la Casa de Pizarro se manejan bien los temas, es más, la postulación de Nadine pasaría por agua de Malvas con una sola interpretación del Jurado Nacional de Elecciones, pues la ciudadanía ante una sensación de bienestar apuesta por la continuidad. Todo depende de la gestión. Si no tiene buenos hacedores de cosas en la administración pública, se perderán una excelente oportunidad, los astros no pueden estar mejor alineados a su favor.

 
MAÑANA

Escrito por: Ricardo Vásquez Kunze

Para ponerlo en simple: El Perú ocupa la posición alta del campo de batalla mientras que Chile la baja. En una confrontación es la regla que el que esté en el espacio superior gane y el que esté en el inferior pierda.

hayaEl principio elemental de la política es que los espacios vacíos hay que llenarlos para ganar. De ahí se sigue que el objetivo de toda estrategia política es crear y conservar, fortalecer y llenar nuevos espacios. Y mientras mejor la calidad del espacio llenado, mejor será la probabilidad de victoria. Así, las relaciones exteriores, en tanto política, se orientan por este principio.

Ha sido un largo camino el que el Perú ha seguido hasta el fallo que mañana, lunes 27 de enero de 2014, la Corte Internacional de Justicia de La Haya emitirá con relación a la controversia de límites marítimos entre nuestra patria y Chile. Desde los aportes académicos iniciados sobre el tema en los años 70 del siglo pasado hasta la política de Estado en el segundo quinquenio de los 80 de desconocer como tratados limítrofes unos simples y llanos acuerdos pesqueros, el Perú fue ocupando espacios y consolidando posiciones hasta sentar a Chile en una corte a la que por obvias razones no quería ir: No tiene el derecho consigo.

El asunto es entonces que políticamente Chile siempre ha estado a la defensiva, perdiendo posiciones, mientras que el Perú siempre a la ofensiva, ganándolas desde hace casi 40 años. La calidad del último espacio ocupado en esta controversia por el Perú es superlativa. La Corte Internacional de Justicia de La Haya, principal órgano jurisdiccional de las Naciones Unidas para la solución de diferendos entre Estados, tiene una reputación innegable y el aval de las naciones civilizadas de la Tierra. Perú y Chile están sometidos a su jurisdicción en tanto signatarios del Pacto de Bogotá de 1948.

He ahí la importancia capital de haber llevado a Chile a presentar batalla política y jurídica internacional a un terreno elegido por nosotros, y que Chile no podía desconocer aun cuando le fuera fundamentalmente adverso. En su momento consideró un “acto inamistoso” del Perú haberlo sentado en el banquillo, no lo olvidemos.

Para ponerlo en simple: El Perú ocupa la posición alta del campo mientras que Chile la baja. En una confrontación es la regla que el que esté en el espacio superior gane y el que esté en el inferior pierda. Que gane el que se encuentra en la ladera y pierda el que esté en la cima de la colina es la excepción. El error de Chile ha sido siempre quedarse inmóvil, guiado por una política de Estado de negación de cualquier problema limítrofe con el Perú al igual que lo ha hecho con Bolivia.

Pero la diferencia es obvia. Mientras que con Bolivia existen, amparados por el derecho internacional y el derecho de los tratados, claros instrumentos jurídicos que sellan, santificando, la frontera terrestre ganada en la Guerra del Pacífico; con el Perú la marítima, no. Así, desde el punto de vista de la estrategia, lo que vale para Bolivia no valía para el Perú. Con Bolivia la posición chilena está en la cima y el inmovilismo es el eje que la consolida. Es casi imposible sacarlos de allí sin desbaratar el orden jurídico internacional. Esa es su fortaleza. Pero al usar esa misma estrategia contra el Perú, Chile no ha consolidado otra cosa más que la absoluta falta de iniciativa, fatal en cualquier contienda con posición precaria. Esta es la razón por la cual el Perú, en la cima de La Haya, espera con serenidad la gran probabilidad de una victoria.

Finalmente, debería causar viva emoción histórica que la última palabra en nuestra “difícil vecindad” con Chile la tenga el Perú en paz, justicia y derecho.

Que así sea mañana.

 
EL HUNDIMIENTO DEL PESO ARGENTINO

Escrito por: Humberto Abanto Verástegui

La economía, al igual que el derecho –y a diferencia de la física, la matemática y cualquier otra ciencia exacta–, es varias cosas al mismo tiempo. La voz economía expresa, entre otros, un fenómeno social, la ciencia que estudia ese fenómeno social y un concepto de ahorro.

nestor-y-cristinaVista como fenómeno social, la economía surge de la interacción humana, pero se rige por unas leyes indisponibles para la sociedad y el Estado. Entre ellas se encuentra la ley de la oferta y la demanda, que determina una relación inversa entre el precio y la oferta, y una relación directa entre aquél y la demanda. Los hechos demuestran que las leyes económicas, a diferencia de las leyes jurídicas, no pueden ser derogadas. Pese a ello, no son infrecuentes los fracasos de quienes se empeñan en derogarlas.

Es que, frente a la realidad de las leyes económicas, usualmente, se producen tres tipos de respuestas. El primero tiende a aceptarla y dejar que los precios de los bienes transables fluctúen de acuerdo al libre juego de la oferta y la demanda. El segundo, en cambio, la niega e interviene abiertamente en el mercado para modificar la formación natural de precios. El tercero propugna una intervención sutil que induzca cambios en el estado de cosas, pero sin contradecir las leyes económicas. El primer y el tercer tipo de respuesta no son muy populares, porque no producen efectos inmediatos, pero son altamente sostenibles en el tiempo. El segundo, en cambio, produce resultados inmediatos y alta popularidad, pero al costo de hacerse insostenible

El Gobierno argentino, bajo la inspiración de su presidenta, Cristina Fernández –quien considera que la devaluación hace más pobres a los pobres y más ricos a los especuladores–, optó por el segundo tipo de respuesta y se ha negado consistentemente a depreciar su moneda. Claro está, hasta estos miércoles y el jueves que han registrado una depreciación del peso en el mercado oficial que no se veía desde el año 2002.

Los cables informan que el miércoles por la mañana se compraba un dólar en el mercado oficial por 6,89 pesos. A la tarde ya hacían falta 7,13 pesos para conseguir un dólar. El jueves la pérdida de valor del peso frente al dólar llegó a 12% respecto del día anterior. Ya se necesitaban 8 pesos por cada dólar. El instituto emisor argentino quemó reservas por aproximadamente cien millones de dólares para frenar la devaluación. Una solución altamente costosa, habida cuenta de que las reservas argentinas se sitúan debajo de los 30.000 millones de dólares, su nivel más bajo desde hace siete años.

La falta de confianza en el tipo de cambio oficial es pública y notoria. El dólar en el mercado paralelo superó, el miércoles, los 12 pesos por dólar y el jueves llegó a los 13. Las cifras permiten prever que lo peor no ha terminado de llegar a Argentina. La tierra de San Martín y Belgrano, entregada a los Kirchner, optó por la economía-ficción y la realidad hoy toca a su puerta.

Al parecer esto no es más que el principio del fin. La economía suele ser sumamente cruel con quienes desafían sus leyes y Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner lo han hecho con una constancia digna de mejor causa. El problema es que, según parece, ni él ni ella habrán de pagar las consecuencias, sino que será el pueblo argentino quien lo hará. Los sueños voluntaristas terminan en amargos despertares de fracaso económico y la ilusión de proteger a los más pobres burlando las leyes del mercado acaba volviéndolos más pobres todavía.