Archive for April, 2013
HORIZONTE OUT

Escrito por:  José Salardi

Después de casi 20 años de operación en el sistema previsional peruano, la AFP Horizonte ha sido adquirida por los grupos controladores de dos de los competidores que la acompañaron casi desde el inicio (Integra y Profuturo).

274_AFP_HORIZONTELa concreción de esta operación sólo era cuestión de tiempo, puesto que desde mayo del año pasado el grupo español BBVA había anunciado que estaban en venta sus acciones en las AFP que controlaba en Chile, Colombia, Perú y México.

Esta decisión estratégica que estimaba que le iba a reportar un ingreso entre 3 y 4 mil millones de euros, tenía una doble finalidad. Por un lado, y de manera formal, concentrarse más en su negocio bancario en la región, desprendiéndose de un rubro que según su revisión estratégica se produce por la escasa relación de ese tipo de negocio con sus líneas básicas de negocio, pero no responde por necesidades de capital.  Si bien este era el mensaje formal, no se puede dejar de señalar que el año pasado no le fue bien al grupo, considerando la fuerte caída de sus beneficios como consecuencia de la exposición que mantenía ante el golpeado sector inmobiliario español.

En el caso de esta venta, al BBVA, conjuntamente con su socio local, el grupo Brescia,  le han ingresado US$ 544 millones, Por el lado de los compradores, el Grupo Sura y  el Scotiabank, han adquirido un market share en materia de fondo de pensiones a un costo de US$ 23 millones por punto porcentual de esta cartera (en total Horizonte administraba el 23.5 % del total).

Sin duda, esta operación ha conllevado a que se recomponga el liderazgo en el sistema, siendo Prima el gran desplazado temporal en materia de fondo administrado y de cartera de afiliados.  Como sucedía en épocas pasadas, Integra retomará el liderazgo con 41 % de administración de fondo y a su vez Profuturo que estaba muy distante en materia de fondo, casi ha duplicado el nivel administrado (al pasar del 15 % al 27 %).

Recordemos que hoy en día el sistema ya administra alrededor de S/. 100 mil millones y que cuenta con 5.35 millones de afiliados. Sin embargo, se ha tendido nuevamente a la concentración, la cual no creamos que necesariamente rinda los frutos esperados en materia de economías de escala, sobretodo si apreciamos que las ganancias históricas de las AFP hace rato que les permitieron multiplicar por varias veces el retorno de sus inversiones y ello tiene como pilar fundamental el nivel de las comisiones cobradas.

Por ejemplo, en esta venta de Horizonte se pueda apreciar que el capital social aportado a febrero pasado era de S/. 22.7 millones y si consideramos lo pagado por los compradores en relación a este nivel de capital, nos encontramos con una ratio ha sido de 62.3 veces. Incluso, las utilidades reportadas en los últimos años, hablan de una media anual cercana a los S/. 100 millones, que catapultaba el negocio como sumamente rentable y que de paso refleja otro ratio de compra/utilidades en niveles de 13 veces.

En pocas palabras, ya el sistema venía movido y con muchas controversias por las decisiones que sobre el esquema de comisión debían tomar los afiliados, hoy con esta compra se han reestructurado las composiciones del mercado y los liderazgos. Veamos ahora que reformas nos esperan, cómo reacciona la otrora líder y si además de Habitat nos encontramos con otra AFP que concrete su interés de ingresar en el sistema, para añadirle una cuota adicional de competencia.

 
EL FORTALECIMIENTO DE PETROPERÚ

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI

LA INTEGRACIÓN CON LOTES, LA PAMPILLA Y GRIFOS
Asumiendo como supuesto válido las inversiones proyectadas en la modernización integral de la refinería de Talara aumentando su capacidad de refino a 160 mil barriles diarios, las inversiones colaterales como la ampliación de las unidades de destilación al vació y craqueo catalítico, más la unidad de tratamiento de crudo pesados, planta de ácido sulfúrico  y sobre todo la unidad para reducir a 50 partes por millón el contenido de azufre en el diesel 2, más otras inversiones estimadas en su conjunto en más de 3,450 millones de dólares, sería recomendable la compra directa o en forma asociada por parte de PetroPerú del 51% de las acciones que tiene Repsol en la refinería La Pampilla, estaciones de servicios y planta de envasado de gas licuado de petróleo.

276_PETROPERUEste sería el más claro ejemplo de reconocimiento que fue un grave error económico, técnico y político la decisión de privatizar por partes las unidades que conformaban PetroPerú a inicios de la década de los noventa del siglo pasado. Esta  iniciativa se inició en 1992, con la transferencia al sector privado de lotes productores supuestamente marginales en los campos de Talara, con la privatización de filiales como grifos, Solgás, Petromar, Transoceánica, terminales etc.

Constituyendo la transferencia más significativa  la privatización de la refinería La Pampilla conjuntamente con los lotes 8/8X en la selva (Pluspetrol) y del lote X (Pérez Companc-Petrobras). Ha sido tan rentable el negocio y la renta petrolera obtenida en ambos lotes que permitieron el fortalecimiento empresarial de la  argentina Pluspetrol que de ser una empresa marginal en su país, pudo adquirir el lote 1-AB en el año 2000 y financiar más tarde su participación del 27.20 % en el Consorcio Camisea, alcanzando talla internacional.

Por ello, el fortalecimiento y modernización de PetroPerú presupone la integración vertical, con el control de las reservas probadas en los contratos próximos a su vencimiento en especial del Lote 1-AB ahora denominado lote 192, más los lotes de Talara y sobre todo con las reservas probadas del lote 64 (Talismán) transferido sin costo alguno recientemente a PetroPerú .

La integración vertical de PetroPerú, con lotes propios, las dos refinerías modernizadas, el oleoducto norperuano, terminales, la distribución mayorista y distribución minorista con grifos propios más la planta de envasado de gas licuado de petróleo (GLP) sería el renacimiento de la petrolera estatal, que tendría que ser sometida a un proceso de reestructuración empresarial, con una participación privada mediante la cotización de las acciones en la bolsa de valores siguiendo el modelo de Petrobras.

El éxito de la petrolera estatal brasileña que funciona en el mercado como empresa minimizando el intervencionismo político, al margen de la  voluntad política de su clase dirigente por su potenciamiento, es la participación del 49% de sus acciones que se cotizan en las principales bolsas del mundo, con una restricción contractual, ningún tenedor privado puede superar el 1% de participación accionaria, y el Estado por medio de la banca estatal y de fomento retiene el 51% de las acciones.

Se menciona el caso de Petrobras en el Perú por su posible retiro de sus operaciones ante la prioridad de sus inversiones millonarias en el Brasil, donde explotarían las reservas más importantes descubiertas en aguas profundas, reservas que convertirían a dicho país en una gran potencia hidrocarburífera. De allí, el interés de transferir o vender el lote X de Talara con importantes reservas probadas de petróleo y gas, y la participación en los lotes 58  (100%) y el 57 asociado con Repsol, ante el real desinterés de nuestro gobierno por desarrollar el gaseoducto sur andino.

Esta posibilidad de participación e integración de PetroPerú en los lotes cuyos contratos están próximos a su vencimiento, (Lotes II, III/IV, VI/VII, y 1-AB) más el lote 64 de la selva, y la participación en el lote X, haría posible el financiamiento integral de la refinería de Talara y la compra de las acciones de Repsol en la refinería de La Pampilla, estaciones de servicios y planta de envasado de GLP.

¿POR QUÉ IMPORTA LA PAMPILLA?

Desde sus orígenes con las refinerías de Talara con 65 mil barriles diarios de capacidad y La Pampilla con 105 mil barriles, antes de su privatización bajo responsabilidad de la petrolera estatal, existía una complementariedad entre ambas y una segmentación en el mercado de combustibles para satisfacer en calidad y oportunidad el mercado nacional, sobre todo en provincias donde necesariamente no resulta atractiva la inversión privada.

El mejor balance técnico refinero de Talara con una mayor capacidad de tratamiento de la unidad de craqueo catalítico, sumada a la calidad del crudo del noroeste le permite obtener una mayor proporción del diesel 2, más GLP y una menor producción de residuales en relación a su competencia.

Es más, en razón del “efecto sustitución” de Camisea, el gas natural utilizado en la generación eléctrica ha provocado una sobreabundancia de los petróleos industriales o residuales, que en buena parte son exportados por Repsol hacia Chile, donde la petrolera estatal ENAP los reprocesa convirtiéndolos en gasolinas de alto octanaje y diesel con 50 partes por millón de azufre gracias a la modernización de sus refinerías. Y parte de esa producción se exporta hacia al Perú sirviéndose de su filial Manu Holding de Combustibles. Es decir, la petrolera estatal chilena se ha integrado a nivel internacional, controlando el 49% de la principal cadena de distribución conjuntamente con el grupo Romero en la cadena “Primax” que también estaría interesada en la compra de la participación del 51% de Repsol.

La privatización de la refinería La Pampilla en 1996 por un lado y la transferencia del lote 8/8X a Pluspetrol, quebró la unidad y la integración que tenía la refinería con la producción del crudo de la selva norte, que disminuía en volúmenes y en calidad transitando hacia los crudos pesados. Esta disminución dramática de la producción de crudo en la selva nororiental (lotes 8 y 1-AB) ha determinado que más del 95% del crudo que procesa Repsol sea importado, principalmente petróleo del Ecuador, Colombia, y África.

Quién asuma las acciones de Repsol en La Pampilla igualmente tendrá que seguir importando petróleo y diesel con 50 partes por millón de azufre para abastecer el mercado de Lima y la macro región del sur, y realizar las inversiones ambientales que constituyen un mandato legal. Solamente las inversiones ambientales obligatorias en cada una de las dos refinerías tendrían un valor aproximado de 800 a 1,000 millones de dólares.

Esta es una de las razones principales por las cuales Repsol está ofreciendo el 51% de su participación en las acciones de la refinería La Pampilla más la cadena de grifos y la planta de envasado y distribución de Solgás que controla un 40% de la distribución del GLP.

Estas inversiones ambientales para retirar el azufre de los combustibles en especial del diesel 2 es de una lenta recuperación en cuanto inversión privada pues no se puede trasladar fácilmente al consumidor final. Por ello, se reconoce que tales inversiones constituyen “costos hundidos” que disminuyen el margen refinero.

Por el contrario, es responsabilidad del Estado en el marco del rol subsidiario hacer tales inversiones por la salud de los millones de peruanos promoviendo la producción eficiente  y el consumo de combustibles limpios, a partir de una producción propia por más mínima que sea, pero accediendo a la renta petrolera que asegura una rentabilidad que se incrementaría con el margen de refino y comercial proveniente de los grifos.

En esa lógica considero recomendable la compra de las acciones de Repsol en la refinería La Pampilla por parte del Estado teniendo como operador a PetroPerú, en especial por la cadena de distribución minorista y la planta de envasado y distribución del gas licuado de petróleo.

Los 400 o 500 millones de dólares que pudiera valer el 51% de las acciones de Repsol, más los 1,000 millones que sería el costo de la inversión ambiental y los pasivos corrientes de Repsol al 2012 por un valor de 407 millones y pasivos a largo plazo de 409 millones de dólares constituyen montos manejables para una regulación  moderna del mercado con una gestión eficiente y transparente de PetroPerú en el mercado de combustibles con una participación cercana al 90% en representación  del Estado, dejando abierta la posibilidad de las importaciones a cualquier operador privado.

Si se tiene presente que las importaciones del diesel 2 con 50 partes por millón de azufre efectuadas básicamente por PetroPerú y en menor cuantía por Repsol destinadas por ahora cubrir el mercado de Lima y Callao y parte de la macro región sur superaron desde el 2005 al 2012 más de 7,061 mil millones de dólares (Ver cuadro Importación de Diesel 2/ 50 PPM). Solamente en el 2012 dichas compras representaron la friolera de 1,280 millones de dólares. Por tanto, creemos que la modernización de ambas refinerías y la participación en La Pampilla por parte del Estado está más que justificada.

Los voceros empresariales de la derecha y sus acólitos expresarán que se trata de una propuesta estatista, violatoria del rol que establece el mandato constitucional, que comprometería millonarias inversiones que debieran ser usadas en la salud y educación. Aduciendo que PetroPerú se convertiría en un monopolio en el mercado de combustibles. Todos estos argumentos carecerían de fundamento con una efectiva regulación.

Por tanto, evaluando el significado de la privatización de las diversas unidades de PetroPerú, la rentabilidad real y potencial del negocio cuando se tiene una presencia integrada en las diversas fases de la actividad, más la presencia de importantes empresas petroleras estatales de otros países, demostrando el sentido estratégico que tiene la actividad de hidrocarburos, es que se debe apostar por el fortalecimiento de Petróleos del Perú S.A.A.

 
¿COMPRA DE RELAPASA CON NEGOCIACIÓN BAJO LA MESA?

Escrito por:  César Gutiérrez.

SMV debe aclarar para tranquilidad de aportantes a las AFPS
No se está tomando ninguna importancia a niveles empresariales de las noticias sobre la posible adquisición de las acciones de Refinería La Pampilla (RELAPASA), por parte de Petroperú. Solo las gremiales empresariales Confiep y la Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio del Perú (AGESP) han expresado su malestar, haciendo una  crítica al  hecho que un estado carente de recursos para una serie de necesidades, decida arriesgar  no menos de 2,000 millones de dólares para hacerse de la mencionada empresa. La Sociedad Nacional de Industrias (SNI), la Cámara de Comercio de Lima (CCL), la Sociedad de Comercio Exterior (Comex), la Sociedad de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), la Asociación de AFP (AAFP) y la Asociación de Bancos (Asoban), guardan un mutismo que se puede entender como de aceptación. Prestos a rasgarse las vestiduras en otros hechos menos trascendentes, llama la atención el silencio mostrado.

429_-Roca-y-Schylodwski1Pero no solo la crítica poniendo en tela de juicio el cambio del concepto económico del gobierno “humalista” es importante, no se está reparando en algo que es alarmante: la potencial vulneración de las reglas del mercado bursátil, establecidas en el Decreto Legislativo (DL) 861, que data de octubre de 1996 y su último texto único ordenado, que es de junio del 2002.

 Se refiere periodísticamente que en el proceso de compra de acciones de una empresa que está cotizando en la Bolsa de Valores de Lima (BVL), como lo es Relapasa, hay un proceso directo con dos rondas de ofertas dirigidas al accionista mayoritario Repsol Perú BV, que es propietaria del 51%. Se menciona que uno de los oferentes es la estatal Petroperú SA, que se encuentra inscrita en la BVL y que existen otros interesados que pertenecen al ámbito privado, que también han alcanzado propuesta. Las normas del mercado bursátil señalan que hay que hacer Oferta Pública de Adquisición (OPA) para comprar acciones  y es el reglamento de la OPA, publicado por la Comisión Supervisora del Mercado de Valores (Conasev) en septiembre del 2006, que precisa que cuando se pretende hacerse de más del 25% del accionariado, hay carácter obligatorio.

De lo afirmado fluyen un conjunto de interrogantes que deben ser respondidas por la Supervisora del Mercado de Valores (SMV), ex Conasev:
 ¿Es legal lo que estaría haciendo Repsol BV para vender el 51% de Relapasa y que los medios de comunicación publican?
 ¿Se ha quedado la SMV satisfecha con la carta de Petroperú de fecha 09.04.2013, que figura como hecho de importancia, que señala que de conformidad a su estatuto es el directorio al que le compete autorizar una compra de acciones y que no hay acuerdo, pero no responde si han hecho llegar oferta por Relapasa?
 ¿Por qué no figura como hecho de importancia si Relapasa ha recibido propuestas de adquisición?
 ¿Ha hecho consulta la SMV  a Relapasa o su propietario mayoritario Repsol Perú BV sobre las versiones periodísticas de recibir propuestas de compra, como lo hicieron con Petroperú, solicitándole si habían realizado oferta de compra?
 Si no le han consultado a Relapasa o Repsol Perú BV, ¿por qué a ellos no se les da el mismo tratamiento de exigencia que a Petroperú?

Pero no solo eso, más preocupa aún que estando el 21% del accionariado en manos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), nadie se pregunte si éstas tienen conocimiento de las dos rondas de adquisición sin pasar por una OPA que se refieren en la prensa, lo cual va en desmedro de los aportantes a dichos fondos. La idea de una OPA es que los accionistas minoritarios tengan acceso a vender beneficiándose de una buena oferta del comprador o mantener su posición en caso un accionista decida vender subvaluadas sus acciones por necesidad. ¿Dónde está el pronunciamiento de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) que entre otros roles debe supervisar a las AFP? ¿Dónde está la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera del Congreso de la República?

Todo indica que se está vulnerando un marco jurídico que da credibilidad al mercado de valores peruano y seguridad a los inversionistas. A nadie parece importarle, si me corresponde ser por el momento voz solitaria, tengo la seguridad que alguien más acogerá y se sumará a mi exigencia. Lo mínimo que esperamos es que la SMV explique cuáles son los criterios que está usando para no ser más prolijo con una operación que por lo menos me parece atípica.

Serán los especialistas los que precisen si hay ilegalidad. De ser así, una sanción a todos los intervinientes es lo pertinente, incluido a los directivos y funcionarios de la SMV y de la SBS. Cuando ocurrió algo similar en el caso de la azucarera Andahuasi, los infractores Grupo Wong y Grupo Bustamente, fueron multados con 2.7 y 4.7 millones de soles, respectivamente. Hay que actuar en consecuencia, nuestro mercado de valores es incipiente y no podemos poner en tela de juicio el respeto a las reglas.