Archive for December, 2011
¡QUE BUENO QUE BAJO LA GASOLINA… Y TAMBIEN EL DIESEL!

Escrito por: César Bedón Rocha

Tal y conforme declarara a comienzos de la semana el Sr. Ministro de Economía y Finanzas se efectuó en la fecha la baja de precios de las gasolinas 90 y 84.

De paso y siguiendo lo recomendado se sacó del Fondo de Estabilización de Precios de los Hidrocarburos (FEPHC) a los petróleos residuales (los más contaminantes) y se bajó igualmente el aporte del Diesel 2, que no fuera anunciado, pero que resultaba inaudito no se le rebaje el aporte por su tremendo impacto en la economía, mucho más gravitante si se quiere, que el impacto de las gasolinas que se va quedando en ser sólo politiquero al creerse cada vez menos en su efecto sicológico a la luz de la participación del gas natural y el GLP.

El ajustón a la baja publicado en la fecha por Petroperú S.A. proviene de la reducción de los aportes que venían efectuando las refinerías al Estado manteniendo precios más elevados al público. Era el malestar constante que había traído el sistema del FEPHC por el que los consumidores nunca veían en los surtidores las bajas de precios que se daban en el mercado internacional y cuando estos subían no sentían el impacto y continuaban con una política de desahorro perjudicial para el país. Todo un escenario económico y político negativo que esperamos no se vuelva a repetir.

Lo que no queda claro en el mercado es ¿en qué quedamos? Si el FEPHC continúa hasta el 31-12-2011, como se acaba de aprobar recientemente por otro inconstitucional Decreto de Urgencia, y por otro lado se reducen los aportes de las refinerías. ¿O es sólo un regalo circense en diciembre? ¿O quizá el FEPHC sólo funcionará cuando los precios internacionales vuelvan a subir manteniendo su forma de subsidio encubierto?

Señalo un tema que debe ser resuelto cuanto antes. La DGH del MINEM señala que el 1 de enero el aporte del gasohol 90 vuelve a bajar de 0.29 actual a 0.17 S/Gln mientras que el de la gasolina 84 subirá de 0.17 a 0.29 S/Gln.

Esta sería una buena oportunidad para acabar de una vez por todas con el mecanismo de subsidios basados en muchos casos en paridad de importación más márgenes de comercialización que protegen la operación de las refinerías (incluidas las estatales), evitándoles ir al mercado de competencia con propuestas sanas de precios no intervenidos o asistidos (como se calificaba en el gobierno del Dr. Alan García la intervención en el mercado).

Una buena explicación al pueblo soberano y ¡San Se Acabó! ¿Tanto cuesta políticamente sincerar los precios que no se hace lo que es técnica y socialmente recomendable?

 
LA REVOCATORIA

Escrito por: César Campos R.

Pese a ser un temprano crítico de Susana Villarán desde su elección como alcaldesa de Lima, me opongo al proceso de revocatoria que gestiona un grupo de ciudadanos contra esta autoridad edil. Es una medida equivocada, precipitada y – en casos puntuales – malintencionada.

En efecto, recuerdo a mis lectores que en un artículo titulado “Susana en escena”, advertí hace más de un año lo siguiente: “Susana versión 2010 no tiene los sentimientos ecuménicos de Valentín Paniagua; ni siquiera los de Alfonso Barrantes, otro de sus referentes políticos. Un tambor de guerra ha quedado prendido a uno de sus tímpanos y así la vemos desde el 3 de octubre: amenazando, desafiando, especulando y mofándose de sus adversarios, a la par que intenta construirse una imagen edil que a la fecha todavía resulta pobre.” (EXPRESO, 24/11/2010). Ello debido a sus confrontaciones con el JNE (hizo un “plantón” frente al local de éste), su antecesor Luis Castañeda y el ex presidente Alan García.

Pocas semanas después, escribí “Susana en su laberinto”, donde señalé: “Que recuerde, nadie en los últimos tiempos ha sufrido un desgaste político tan veloz como el que hoy padece la alcaldesa electa de Lima, Susana Villarán, todavía antes de prestar juramento y ocupar la silla de Nicolás de Ribera.” (EXPRESO, 22/12/2010), refiriéndome al inopinado y largo viaje que realizó a España, dejando en ascuas a las bases de Fuerza Social en la víspera de definir su participación en las elecciones generales del 2011.

Por último y pensando en el encono que acumulaba la alcaldesa por sus continuos desaciertos (alentada por un entorno errático y varios colegas periodistas con pasiones políticas desenfrenadas) dediqué una tercera y última columna al tema titulándola: “El fracaso de Villarán”. Allí analicé razones y motivos por los cuales la alcaldesa empezaba a sufrir una caída libre en las encuestas, terminando mi enfoque de la siguiente manera: “Villarán camina, justificadamente, hacia un hoyo político que puede culminar en el pedido de vacancia. Como todo personaje público, le queda un espacio para la rectificación.” (EXPRESO, 21/03/2011).

Ahora Villarán no enfrenta un pedido de vacancia (es otro procedimiento y se requiere causal) sino de revocatoria. A nuestro gusto, rectificó muy poco pero tomó un buen filón de trabajo efectivo con el programa de reordenamiento del tránsito. Es una fortaleza que empezaba a rendir frutos pero una maldita ola primaveral se llevó la arena de la vieja playa chorrillana de La Herradura (renovada por su gestión) y la danza del descrédito vuelve a tocar sus puertas.

Sin embargo, dicha revocatoria no es viable. Ataca innecesariamente la legitimidad de quien recibió el apoyo de las urnas y, por lo tanto, es producto de un ejercicio democrático limpio. No digo que por ello el proceso revocante no lo sea pero éste sólo debe darse en circunstancias extremas de desgobierno municipal. En ese sentido es equivocado.

Es precipitado porque nada asegura la militancia anti Villarán de la mayoría de limeños y su movilización puede resultar un fiasco. Y en casos puntuales como digo, es malintencionado porque se le quiere hacer pagar a Villarán y los suyos con la misma mezquindad que estos han actuado. Y el ojo por ojo no me parece una alternativa viable en la política peruana. Feliz año 2012.

 
PETROPERU SUBE EL PRECIO DEL GLP ¿Y LA PROMESA DE OLLANTA?

Escrito por: César Bedón Rocha

A casi un mes de empezar las compras incrementales de Petroperú S.A. a Pluspetrol S.A. para supuestamente bajar el precio del GLP al consumidor final,

el mismo no muestra ninguna baja y adicionalmente la empresa estatal incrementó en la fecha su precio de lista(1), en un equivalente de 0.24 S/10 Kgs ó 1.1%.

Podría quizá pensarse que los funcionarios de Petroperú explicarán al mercado al que se deben, como es que sucede esto en plenas declaraciones de acuerdos con el operador de Camisea y de anunciadas mayores inversiones para construir almacenaje y distribución en el país, todo en busca de bajar el precio. Podrían señalar quizá que sus descuentos a las envasadoras han aumentado suponiendo (creo yo, ingenuamente), que éstas los trasladarán al mercado. Incluso podrían decir que sus descuentos son “secreto comercial” ignorando que, entre todos los agentes, son enteramente públicos y que no hay nada secreto en el mercado; Podrían, pero no lo hacen, y si no revisemos las notas de prensa de su página Web en la que no se brinda ninguna explicación sobre las variaciones de precios que establecen en el mercado. Repito “ninguna explicación”. Y eso que debe primar una política de transparencia.

No se entiende esta política de precios tan equivocada que el 29-11-11, hace exactamente un mes, bajó los precios del GLP en los mismos montos que hoy vuelve a subir, desconociendo que todo lo que sea incremento de precios incomoda lógicamente al consumidor de GLP, sobre todo cuando existe viva la oferta presidencial de bajar el precio de 35 a 12 Soles por balón de 10 Kgs. Así hoy Petroperú muestra como precios de lista del GLP en el Callao los mismos que dejó el gobierno de Alan García e incluso en Talara cuestan hoy algo más caros. ¡Increibe!

Tengamos en cuenta además que Petroperú S.A. recibe un subsidio del Estado a través de la forma de “compensación” del Fondo de Estabilización de Precios. ¿Y saben ustedes cómo ha evolucionado el último mes? Pues de 5.60 que recibió el 29-11-11, se encuentra esta semana en 5.80 Soles por cada 10 Kgs. Por ello lo incomprensible de incrementos de precios de una empresa a la que algunos (cada vez menos) atribuyen una función de regulador de precios.

Cabe señalar que los precios del GLP al público en los puntos de venta no presentan ninguna baja, sino todo lo contrario pues en muchos se han empezado a incrementar como puede comprobarse en el Facilito del OSINERGMIN de la fecha que señala sobre 359 puntos de venta en la provincia de Lima que el 52.6% de los mismos han incrementado sus precios reportados hasta en 2 Nuevos Soles.