Archive for May, 2011
BURBUJA 2.0

Escrito por: José Salardi

Este año, al ritmo que va, Wall Street debe cerrar por tercer año consecutivo al alza. Pese a que la economía estadounidense aún no sale del todo de la crisis, el Dow Jones está cada vez más cerca de su máximo histórico logrado a fines del 2007, cuando quebró la barrera de los 14 mil puntos.

Esta vez, existe un marcado interés por aquellos papeles puntocom vinculadas a lo que se conoce como Web 2.0, que incluye a las comunidades en la red, los servicios web, las aplicaciones web, los servicios de red social, los servicios de alojamiento de videos, las wikis, blogs, mashups y folcsonomías.

Para demostrar el interés que genera este segmento en el mercado bursátil, hace poco se presenció el espectacular estreno de la firma Linkedin en la principal bolsa del mundo.

Esta compañía se convirtió en la primera gran red social de Estados Unidos en llegar a este mercado y mediante una Oferta Pública de Venta (OPV) marcó un hito al ver como su precio por acción se duplicó en su primera jornada de negociaciones.

Esta situación trajo a la memoria el riesgo de que se pueda empezar a encubar una burbuja como la que se vivió a fines de la década de los 90 con las acciones puntocom y cuyo estallido le asestó un duro golpe al Nasdaq, al punto que se desplomó en más de 50 %.

En ese entonces, la primera generación de empresas tecnológicas fue sobrevalorada y los inversionistas pagaron múltiplos de precios en función a sus resultados reales, que fueron realmente irracionales. Y conforme, fueron cayendo uno tras otros diversos websites, los desplomes en la bolsa fueron pan de cada día.

Hoy, después de transcurrida más de una década, el índice Nasdaq aún está lejos de los 4,000 puntos de ese entonces y por ello, las campanas de alerta han vuelto a sonar, para evitar repetir los errores del pasado, considerando la cantidad de golpes recibidos por este mercado, sobretodo con lo devastador que fue la crisis sub prime, de cuya secuela aún trata de salir la principal economía del mundo.

En esa línea, es bueno señalar que el día de la euforia por Linkedin, esta empresa se llegó a valorar en un ratio de 590 veces en relación a los beneficios obtenidos el 2010 y ese si es un indicador para tomar en cuenta y para medir la errónea sobre expectativa que podría estarse manejando en el ámbito bursátil.

Por lo pronto, ya se especula cuál será la próxima estrella de las redes sociales en seguir el camino tomado por Linkedin y por ello ya los inversores miran atentos a las decisiones que se tomen en Facebook, Twitter, Groupon y Zynga, que de optar por una OPV, serán bien recibidos por el mercado. Vamos a ver si los inversionistas finalmente han madurado.

 
TOLEDO CONVIVIENTE

Escrito por: César Campos R.

No hace muchos días, celebré en esta columna el buen juicio del ex mandatario Alejandro Toledo al anunciar que su partido, Perú Posible, no respaldaría de manera orgánica a cualquiera de los dos candidatos presidenciales.

Creí – de manera ingenua – que Toledo haría carne de ese anuncio y respondería con mucho tino a la necesidad de ponerse por encima de opciones frente a las cuales tiene cuentas históricas: el fujimorismo al que confrontó en su etapa final y el humalismo que lo quiso expectorar del gobierno en enero del 2005 por la vía del golpe de Estado.

Era lo sensato, plausible y moral. Sin embargo esa figura idealizada que construimos del personaje, ese tatuaje de sentido común que pensábamos imprimiría a este periodo de polarización política guardando equidistancia de ambos aspirantes para reservarse el espacio vigilante y fiscalizador, cayó ayer por los suelos. Toledo, una vez más, nos regaló la vieja estampa del hombre errático, desordenado, vengativo y torpe que gira 180 grados de su postura original señalando ahora que él y su partido están con Ollanta Humala.

Ciertamente no es el apoyo en frío lo que debe observarse con atención, tanto como los argumentos que lo acompañan. El líder de PP habla de una “encrucijada” en la cual se encuentra el país por responsabilidad del presidente Alan García, a quien atribuye haber “jugado en pared” Con Keiko Fujimori para “usar” a Pedro Pablo Kuczynski como “tonto útil” a fin de “robarle” los votos a Toledo e impedir que éste ingrese a la segunda vuelta.

En este enredo de hipótesis hallamos la cuadratura del círculo que explica la nueva actitud del hombre de Cabana frente a las próximas elecciones. En primer lugar, nada ni nadie le saca de la cabeza la influencia de factores externos como eyectores de su propia derrota. Nula autocrítica, ninguna referencia a su grosero envanecimiento, cero alusión a sus absurdas polémicas con el secretario de Palacio por el consumo de whiskys, olvido total de haber inaugurado la bandera del miedo contra Humala hace apenas dos meses.

En segundo lugar, la carga del ojo contra García. Esta animadversión es más fuerte que la suscitada por el fujimorismo. Toledo dice que no cogobernaría con el aspirante nacionalista pero acaricia una esfera de entendimiento entre ambos a nivel parlamentario para hostilizar al actual jefe de Estado. Gana Perú y PP hacen suficiente mayoría para que Javier Diez Canseco – ganador de una curul con el lema de “Juicio a García y los faenones de su gobierno” – haga feliz el sueño chakano de vengar la supuesta persecución aprista a Toledo y los suyos en el periodo 2006-2011.

En tercer lugar, el concepto del “robo” de sus votos. Un enunciado punible que guarda semejanza con la atmósfera de “fraude” creada por el humalismo en estos días. ¿Cómo fue que Kuzcysnki le “robó” lo votos? ¿Manipuló las ánforas, cambió las cédulas, alteró las actas? Toledo fue un pésimo candidato en la hora definitiva, no hizo caso a las recomendaciones de su jefe de campaña, Carlos Bruce (quien está en contra del respaldo de PP a Gana Perú) y perdió. Así de simple.
Un paso lamentable. Desde hoy dejo de llamar a Toledo ex presidente de la República para denominarlo – creo que con justicia – primer conviviente del humalismo.

 
LA BANDERA DEL FRAUDE

Escrito por: César Campos R

Una fluida conversación en el estudio de RPP el pasado lunes con Armando Canchanya y Renato Cisneros, jóvenes e inteligentes conductores de la 3ra. hora informativa, me dio pie para sugerir algo que – a mi juicio –

pondría un saludable candado a la posibilidad de una algarada anti democrática post elecciones segunda vuelta.

Me refiero a un tema que las redes informáticas favorables a Ollanta Humala nos hacen llegar diariamente a muchos periodistas, describiendo fabulosas componendas de carácter público-privado interesadas en beneficiar a Keiko Sofía Fujimori, las cuales obligarían al “pueblo vigilante y organizado” salir a las calles para traerse abajo el “tremendo fraude” a perpetrarse el próximo 5 de junio.

Ante esto y respondiendo una pregunta de Cisneros, dije que quizás sea necesario obligar a Humala a firmar un sexto documento de la carrera electoral nacionalista, mediante el que no sólo reconocía la plena independencia de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y del Jurado Nacional de Elecciones(JNE), sino que se comprometía a respetar sus decisiones jurisdiccionales. Lo mismo, por supuesto, le alcanza a Keiko.

Esta iniciativa debe tomar cuerpo sobre todo luego de apreciar la desaforada reacción que tuvo ayer Humala frente a una educada y simple interrogante de Raúl Vargas, también en RPP, sobre el particular. Para el comandante ésta es una propuesta “poco seria”, calificativo que no le endilga a sus fanáticos que en Twitter o Facebook agobian las cuentas con historias de grandes maquinarias ilegales destinadas a impedir el triunfo del candidato de Gana Perú.

Quien recuerde con precisión las elecciones del 2006, tendrá en la memoria aquella acusación que hacía Humala al gobierno de Alejandro Toledo de poner todo el aparato oficial al servicio del triunfo de Alan García. No sólo lo decía en calles, plazas, entrevistas televisivas o radiales. También prosiguió con la cantaleta hasta después de conocidos los resultados oficiales de la segunda vuelta y ello lo empujó a la malcriadez (y estupidez del piconcito de esquina) a no saludar a García por su éxito electoral.

Sin embargo, en ese entonces Humala no había afinado el enorme pulpo social e informático que hoy tiene bajo su mando, donde las “protestas sociales” de Puno y Cusco, los “plantones” en el hospital Dos de Mayo – dirigidos por el radical César Palomino – pretextando la urgencia de destituir a su director, la lluvia de agravios que recibe Fernando Rospigliosi en Twitter por confesar su apoyo a Keiko, etc., etc., orientan un clima de controversia llamado a desconocer el voto popular del domingo subsiguiente.

Lo que se viene no es broma ni constituye un aspecto marginal del calor de la campaña. El propio gobierno no le da importancia y tampoco percibe la bola de nieve del supuesto fraude que se desliza desde la cumbre del comando humalista y sus medios de comunicación. Bola de nieve en la que – por su militante adhesión a Ollanta u odio desenfrenado hacia Keiko – personas respetables como Álvaro Vargas Llosa se deja envolver. El gobierno es el que pagará los platos rotos de este cuadro.

La bandera del fraude, tan antigua y recurrida en la historia electoral peruana, esta vez puede flamear si quienes deben rechazarla no se pronuncian de inmediato.