Category: Opinion Semanal
DISPUTA ENTRE ELÉCTRICAS CON EL CONSUMIDOR COMO PRETEXTO

Escrito por: César Gutiérrez

Se ha incrementado el despliegue mediático y los voceros oficiales y oficiosos, en la discusión entre empresas generadoras de electricidad. Un emplazamiento en dos frentes: reclamantes y señalados.

El tema de fondo, la disputa por los ingresos derivados de la venta de energía a consumidores cuya demanda excede los 200 KW, clientes libres se les denomina; un universo pequeño, del orden de 537 empresas, que hacen una facturación casi igual a la de 7.0 millones de pequeños consumidores. A nombre de estos últimos, los frentes predican los supuestos beneficios y perjuicios. La realidad es que la afectación en sus pagos mensuales no excede el 0.8%. Queda claro, la estrategia de los comunicadores consiste en: “sensibilizar al público y políticos para presionar al Ministerio de Energía y Minas (MEM)”.

La razón de la diferencia entre las empresas es el llamado costo marginal, precio al cual se transan los excedentes y carencias de corto plazo, que constituyen lo que se llama un mercado spot. El precio en mención, por definición es un costo variable, corresponde a una teoría económica y a una herramienta matemática.

Los reclamantes solicitaban que el costo variable se incremente, pedido atendido por la hoy Canciller, antes titular del MEM, Cayetana Aljovín. La solución normada recientemente, no satisface las expectativas y ahora arremeten contra la reemplazante, Ángel Grossheim. Lo obvio, que ya había sido analizado en profundidad hace más de 17 años, es que la mejor manera de manejar el tema es con la declaración de precios y por tanto encontrar una fórmula matemática que no colisione con la teoría económica, es una tarea inútil, salvo que alguien demuestre lo contrario.

Propongo una salida, los reclamantes publiquen una propuesta normativa y que se abra un debate público de corto plazo. Si la razón los asiste, en enhorabuena, será ineludible apoyarlos; de lo contrario, deberíamos volver al estado anterior, anulando el fallido intento regulatorio que hoy está vigente.

Es de interés de los consumidores, la corrección de las transacciones de mercado y que las empresas se desenvuelvan en ese marco; pero también no es menos importante que indebidamente a nuestro nombre traten de resolver sus diferencias.

 
CAUTELA ANTE UN IMPREDECIBLE AÑO 2018

Escrito por: César Gutiérrez

El 2018 se viene complicado, hay condiciones sobre todo externas para crecer 4%, sin embargo existe un clima político enrarecido del cual no hay pronóstico certero sobre su desenlace final y que puede atentar contra el crecimiento esperado.

Se pregona desde el gobierno y hay muchos que se alinean con este pensamiento, que con la conformación de un gabinete al que han llamado con la trillada frase “de ancha base”, se irá hacia la reconciliación nacional, la política y economía marcharán mejor que lo vivido en estos 17 meses de “PPKausismo”.

En la vereda opuesta, está alineado el “antifujimorismo”, se predice y se desea ver a PPK nuevamente saliendo del país en la maletera de un automóvil como en el año 1,969. Este grupo se ha convencido que la protesta callejera conseguirá ver al gobernante dimitiendo.

Estamos por vivir un caso inédito, una economía con condiciones propicias para el crecimiento; una Premier que insiste en quedarse cuando no debería hacerlo, los hechos de diciembre han destruido su capital político; unos ministros disminuidos por tener una capitoste sin fortaleza y un mandatario sin credibilidad ni liderazgo alguno a nivel nacional e internacional. Aquí el riesgo mayor es que aparezcan nuevos elementos que incriminen a PPK y por más que tenga prensa y encuestadoras a su favor, puede ser imposible sostenerlo.

Por otro lado, a nivel urbano habrá una calle “antifujimorista”, sin fortaleza suficiente para provocar la renuncia presidencial, lo que se explica por el desapego de la mayoría de los ciudadanos de a pie. Las cifras sobre la participación en las movilizaciones son magras, menos del 1.6% de la población en Lima, en el mejor de los pronósticos. A nivel del interior del país, sin grandes convocatorias, pero con grupos bien organizados, que los hay, Yanacocha y Southern dan fe de ello; puede complicarle más la vida a las empresas mineras e hidrocarburíferos, fuentes relevantes del ingreso nacional.

A nivel de percepción de riego país, las calificadoras tendrán la palabra, es obvio que estaremos entre los candidatos a disminuir nuestra calificación.

En este escenario tanto los ciudadanos como los empresarios deberán tener cautela en sus decisiones de gasto e inversión; el futuro es impredecible.

 
ECONOMÍA PARALIZADA HASTA QUE SE SOLUCIONE CRISIS POLÍTICA

Escrito por: César Gutiérrez

Cerramos el año 2017 con el peor escenario económico de los últimos diecisiete años, hay un cambio severo en las perspectivas que se tenían hace dos semanas, cuando se pensaba que por mejores condiciones económicas internacionales, en el 2018 podíamos aspirar a un crecimiento del 4%. El origen, la gravísima crisis política creada por el gobierno en su intento de sobrevivir a la vacancia presidencial que se planteó desde el Congreso.

Habrá cientos de ensayos sobre lo acontecido en el terreno político, para la economía hay una realidad insoslayable, se ha perdido confianza en el manejo del gobierno y se vuelve impredecible el futuro en el corto y largo plazo.

En el corto plazo, desde el inicio de esta gestión se heredaron problemas sectoriales, tanto en la gestión de mercados, como el caso de las eléctricas y distribución de gas natural; así como en concesiones, caso del Gasoducto Sur Peruano, Aeropuerto de Chinchero y Línea 2 del Metro. No solo no ha habido soluciones, sino hasta frustraciones como el gasoducto y el aeropuerto cusqueño. Iluso es pensar que en las condiciones actuales los temas pendientes de resolver puedan ser solucionados, pues hay partes en conflicto y la suspicacia sobre las decisiones con sesgo será muy grande.

En el mediano plazo, difícilmente se van a poder otorgar concesiones. El modelo peruano basado en inversión íntegra o parcial con cofinanciamiento estatal, para recuperarse en mensualidades en un horizonte de largo plazo, requiere confianza que los contratos suscritos no sean cuestionados. No serán suficientes las garantías de estabilidad contractual y de solución de controversias en tribunales arbitrales internacionales. Estos mecanismos son vistos por los inversores como excepcionalidades, pero desde hace por lo menos 12 años se ha vuelto el hecho rutinario en el país, peor aún con un gobierno tan debilitado como el actual.

Para la salida política no bastará un relevo ministerial; ni esperar un blindaje fujimorista en sus alas Keikistas y Kenjistas, a los posibles delitos cometidos por el mandatario. El problema será la movilización callejera, que puede devenir en la caída del gobierno; mientras tanto la economía estará inevitablemente en estado catatónico.