Category: Internacionales
DEMANDEMOS INMEDIATO CAMBIO EN GESTION HIDROCARBURIFERA AMAZONICA

Escrito por: César Gutiérrez

Los sucesivos derrames ocurridos en los últimos seis años en el oleoducto norperuano, que deben llevar inexorablemente a su paralización hasta que no haya seguridad absoluta de un funcionamiento sin fallas, ha puesto las miradas en la Amazonía peruana, donde la operación con hidrocarburos ha generado y sigue haciéndolo, un daño ecológico de enormes proporciones. Corresponderá al nuevo gobierno el inmediato cambio de rumbo, pues hoy se opera entre la irresponsabilidad e impunidad, judicializando sanciones y dejando para el olvido las remediaciones y resarcimientos económicos de las comunidades afectadas.

talaraiquitosNo solo se trata del trillado tema del oleoducto, sino también de la contaminación dejada por la empresa Pluspetrol Norte en el antiguo lote 1-AB, antecesor del hoy denominado lote 192, gestionado por la disminuida empresa Pacific Stratus Energy. También está la remediación pendiente en el lote 8, a cargo de Pluspetrol Norte; operativo en la actualidad y que es el suministrador del 65% de crudo para la Refinería Iquitos. Faltando reportes de lo que se viene registrando en contaminación de suelos y aguas en el lote 67, por la petrolera Perenco. Todo lo reseñado corresponde a la región Loreto. Mientras que sería oportuno que se informe de lo que viene ocurriendo en Huánuco en el lote 131, a cargo de la empresa Cepsa. No, porque tanto Loreto como Ucayali perciban un promedio anual de 57 millones de dólares por concepto de canon y sobrecanon, las autoridades pueden hacerse de la vista gorda.

Como si fuera poco, es conocido por los agentes del sector, aunque no para la mayoría de ciudadanos, que la carga y descarga de crudo y combustibles en embarcaderos fluviales de Pucallpa, Yurimaguas e Iquitos, se realiza de manera precaria, sin mayores seguridades para evitar derrames, y daños a la propiedad de terceros y a las personas. Lo ocurrido el fin de semana pasado con la explosión de un balón de gas licuado de petróleo, en una embarcación, con muertos y desaparecidos es una muestra.

Exigir el cumplimiento normas ambientales y de seguridad, así como el pago de sanciones, requieren el respaldo del nuevo Poder Ejecutivo a los organismos competentes: Senace, Osinergmin y Oefa. No más laxitudes

 
SOÑAR EN MEGAPROYECTOS NO CUESTA NADA.

Escrito por:  César Gutiérrez.

La versión política de un “reality” que bien se podría llamar el “sueño del megaproyecto propio” acaba de vivir Ollanta Humala en su periplo por Moscú y Beijing. Primero fue el anuncio de la Central Nuclear en Perú, referido según los diarios locales por la agencia española EFE tomando las declaraciones de un vocero del Kremlin; desmentido extrañamente siete días después por el Canciller Gonzalo Gutiérrez, lo que hace pensar que desde el sistema político-financiero occidental vino un ajuste de cuentas por un intento de alineamiento con Rusia. Luego en la reunión con el Primer Ministro japonés Shinzo Abe, en el contexto de la XXII Cumbre del foro Asia Pacífico, llevada a cabo en la capital china, el comandante anunció las obras a llevarse a cabo en nuestro país, en el contexto del “Plan maestro de infraestructura para la alianza del Pacífico”. Entre ellas citó a la “planta química usando el gas de Camisea”, indubitablemente se refería al trillado tema de la petroquímica del etano, que se desarrollaría en la ciudad de Ilo.

HUMALA SHINZO ABE 1La agenda que debe desarrollarse para que la petroquímica del etileno y polietileno, elaborados en base al etano, sea una realidad, tiene temas técnicos pero la decisión tendrá que tomarse en el terreno político.

En primer lugar deberá exigirse a las Empresas Contratistas del Lote 88 que convoquen a un proceso de competencia para que una empresa, de las varias que dicen estar interesadas, se asigne la cuota de etano, el volumen alcanzará para una sola. Pero no solo eso, sino que los operadores del Lote 88, deben decidir de una vez por todas hacer la inversión en la planta de separación del etano. El proyecto se viene tratando desde hace siete años, sin avance alguno.

La parte más difícil que le compete al gobierno será usar la facultad que tiene de acuerdo al artículo 4 de la ley 29690, para que vía Osinergmin, fije el precio de venta del energético, en caso la cotización base del concurso sea anticompetitiva para el inversionista. Aquí habrá un debate que pasará por una discusión constitucional, los opositores apelarán a la libertad de contratar y el gobierno tendrá que invocar a evitar el uso de posiciones dominantes. Así que si quieren que el emprendimiento despegue empiecen a trabajar.

 
RELATO DE UN FABULADOR

Escrito por: Humberto Abanto Verástegui

Muchos años después, frente a la pantalla de televisión que anunciaba la muerte de Gabriel García Márquez, yo habría de recordar aquella tarde remota en que mi profesor de Lengua y Literatura, Ennio Anchante, me llevó a conocer el realismo mágico. “Cien años de soledad” era para mí, en ese momento, nada más que un libro de edición rústica bajo el sello de Editorial Sudamericana, con una portada de fondo blanco y nueve recuadros dibujados en añil. Me equivocaba de medio a medio.

garciamarquezEra una obra mágica que me paseó por tierras tan o más calurosas que la Piura de mi infancia o la Ica de mi adolescencia. Todo en él era seductor y sobrenatural. Melquiades el gitano que traía las novedades más absurdas que cautivaban de inmediato la imaginación desbordada y desbordante de un José Arcadio Buendía capaz de quemar los ahorros de Úrsula Iguarán en el altar de sus delirios, y que murió y resucitó tan sólo para sorprender a todos con su nueva juventud cifrada en una dentadura postiza que llenó de asombro a los Buendía y a Macondo entero.

Supe de las aventuras desventuradas de Aureliano Buendía después de su matrimonio y viudez de la niña Remedios Moscote y de sus treinta y dos revoluciones todas perdidas, al igual que de su suicidio fallido. También de los pescaditos de oro que hacía para cambiarlos por monedas de oro que fundía para hacer nuevos pescaditos de oro. O de La formidable grandeza física de José Arcadio y sus amores con la adivina regente de burdel llamada Pilar Ternera y su final amor profano por Rebeca, su hermana que no era tal, como tuvo que explicarlo Úrsula a todo el pueblo para impedir que la condenación se abatiera sobre ellos. Hasta su muerte fue inolvidable con el reguero de sangre que corrió hasta la casa de los Buendía Iguarán para llegar hasta los pies de Úrsula y guiarla hacia el cuerpo de su hijo muerto, que despedía un olor a pólvora que no se fue del pueblo mientras la empresa bananera no cubrió su tumba con hormigón armado.

En este mundo de ensueño, ilusión y confusión, con una enredadera genealógica en lugar de un árbol, fui seducido como todos por los encantos mortíferos de Remedios la bella, quien subió al cielo en cuerpo y alma mientras sacudía las sábanas de Fernanda. Y compadecí el amor suicida de Pietro Crespi, el italiano de las pianolas que primero amó a Rebeca y después se perdió por Amaranta siempre virgen. O, cómo no, me conmoví con Mauricio Babilonia seguido hasta la muerte por mariposas amarillas. Y admiré el guiño travieso con que enganchó el suyo a los mundos de fantasía de Alejando Carpentier y Julio Cortázar, por la mención de Víctor Hughes y Rocamadour el hijo de la Maga, personajes del cubano y el argentino, respectivamente.

Así llegué a saber que las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra y no volvería a encontrarme con aquella arrolladora imaginación que discurría incontenible por el río de un idioma viejo que ella volvía a crear en estas tierras, hasta que apareció “El amor en los tiempos del cólera”, ese canto en prosa al amor de siempre y para siempre. Fue la historia de desencuentros de Florentino Ariza y Fermina Daza, en la que salía sobrando el buen doctor Juvenal Urbino y que culmina con el homérico viaje de luna miel por el río Magdalena a bordo de un champán de la flota del novio, la que me reconcilió con el muchacho que salió de Aracataca a Bogotá y de allí a París para pasar hambres nomás por la pasión de escribir, sin saber que ella lo libraría de volverlos a sufrir en el futuro, que como el náufrago aquel de su relato fue besado por las reinas de belleza, hecho rico por las casas editoriales, premiado con el Nobel de Literatura, amar la libertad y venerar a un cruel dictador al mismo tiempo y con ocasión de su último cumpleaños exhibido vanamente como el ancianito extraviado en que se había convertido, pero cuyo genio no se apagará jamás y seguirá haciendo que la vida valga la pena de ser vivida, por los siglos de los siglos. Amén.